jueves, 7 de agosto de 2014

LA MIEL DE LA FLOR DEL NERET...

La calma y la tranquilidad de las vacaciones dejan lugar a la imaginación a los pensamientos positivos y negativos. Sentado en mi tumbona acariciado por el sol radiante de la montaña que se  pega a la piel como una lapa, la cima de Sant Antoni delante con su frondoso verdor mientras suena las campanas de la ermita señal que algunos excursionistas han llegado a la cima, la Serra Caballera a mi derecha y la vista del campanario del Monastir de Sant Pere presidiendo el pueblo...

Mientra sigo absorto intentando concentrarme el la lectura del libro "Parada obligatoria" de Joan Barril, pero que difícil es aun así a 1000 metros de altitud cuando llega el verano y los de Can Fanga, desembarcan en el pueblo, dejo en la mesilla el libro cierro los ojos mientras los sonidos entran por mis oídos, pienso en lo que no me gusta...


No me gusta el ladrido constante de esos pequeños perros peludos que llevan los pijos de ciudad y  por mas que ladren los dueños mas se regocijan en el desespero de los demás que lo tienen que soportar.
No me gustan esas motos con el escape tapado, esas bicicletas o esos patinetes motorizadas que se han puesto de moda por los pijos de ciudad, no dejo de pensar en mi niñez cuando íbamos en bicicletas, ahora van con las bicis motorizadas y después se machacan en el gimnasio para hacer ejercicio...
No me gustan los partidos de pelota que montan los niños que ya son "ganapias", y los ganapias de sus padres que hacen de entrenadores dirigiéndolos con gritos y espavientos como si de la final de una copa de Europa se tratara...
No me gusta esos horteras de ciudad que cuando se encuentran a alguien o hablan por el móvil lo hacen a grito pelado, con gran gesticulación, como si quisieran que todo el mundo se enterara de la gran vida social que llevan.
No me gusta que haya quien se queje del sonido de las campanas de la iglesia del pueblo, o de los cencerros de las vacas, porque no les dejan descansar, cuando son ellos los que tendrían que llevar un cencerro en el cuello y irse a "pasturar" a la plaza de su maravillosa ciudad.

Pero por suerte no todo son pensamientos negativos, también los hay positivos y hay que gozar de ellos.
Cuando en algunos momentos siento el chirriar de los pájaros revoloteando por las ramas de los arboles que se agitan con la brisa del viento como una sinfonía de verdor y aromas de montaña.
Cuando se huele el olor a hierba recién segada, todavía húmeda de la lluvia de los atardeceres.
Cuando de noche levanto la vista al cielo y los ojos se me llenan de pequeños puntos luminosos del brillo de las estrellas.
Cuando observo el amanecer o el atardecer donde el sol parece jugar al escondite con la inmensidad de las montañas.
Cuando paseo junto al rio y oigo el rumor del agua que corre fresca y cristalina desde lo mas alto de la montaña, recogiendo el deshielo de la nieve blanca del invierno.
Cuando después de una buena excursión llego a una ermita mientras pienso en lo que "curraron" en otras lejanas épocas para construirla como culto algún santo, y ahora siglos después pueda admirarla como si el tiempo se hubiera detenido para ella.
Cuando paso de un sol radiante a una lluvia intensa en cuestión de minutos, tal como dicen la gente de pueblo... !Aquí si no te gusta el tiempo, espera un rato, que ya cambiara...!!! De que ciencia están dotados esa gente que no han estudiado carreras, pero conocen la naturaleza como si formaran parte de ella...

Nada es perfecto, pero lo imperfecto... hace apreciar mas lo perfecto...  
Nada mas observar con atención como las abejas ausentes a los humanos absorben la miel de la flor del Neret.


15 comentarios:

  1. Preciosa entrada, Llorenç. Me trasladas a la montaña y comparto contigo tu punto de vista sobre lo negativo y, sobre todo los instantes positivos que te proporciona la belleza del paisaje natural. Me gusta el final; tu mirada detenida en la abeja que liba la flor del neret y nos dejas así la miel en los labios.

    Que disfrutes y nos vayas contando tus placeres.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fanny, seguro que conoces mejor que yo, las virtudes de la naturaleza, pero sobre todo de ola sencillez de lo natural... Gracias por visitarme...

      Eliminar
  2. Calma armonia presiento en este momento de tu vida, donde nos cuentas lo que haces y te gusta...
    lo que disfrutas y te pone de mal humor
    Es gratificante leer y ver
    como has cambiado
    desde el tiempo en que te conocí por primera vez
    Y me quedo un rato mas con vos hasta que la musica termine
    :)
    chau

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga, fuiste de mis mas antiguas y fieles seguidores, conoces mi evolución, quizás menos cómica, menos irónica, mas caustica, mas ácida, pero siempre buscando la reflexión...
      No creo que haya cambiado tanto, simplemente he aprendido de amigos como tu, eso enseña mucho, gracias por ello y por visitarme....

      Eliminar
    2. Me ha encantado tu entrada un respirar desde tus vacaciones, sobre lo que más te ha gustado y lo que menos. Y es que sentir el oxígeno de la naturaleza, respirar sus montañas, sus paisajes, la belleza tan perfecta que nos ofrece, es un deleite para los sentidos.

      Me alegra que lo hayas pasado bien y que hayas regresado.

      Un beso.

      Eliminar
    3. Gracias Maria. Ya sabes la naturaleza tiene mucho poder de atraccion... Pero solo he regresado momentaneamente, me vuelvo a mi selva en cuanto pueda... Saludos.

      Eliminar
  3. Que bonita entrada Lloret. Me han encantado los pensamientos negativos y los positivos. Los negativos porque tienes toda la razón y los positivos, porque me has adelantado esos días que paso en medio de la naturaleza a los que cada vez me cuesta más incorporarme, aunque me guste, me pesa el silencio y la soledad en momentos del día.
    Precioso, me ha encantado. Muy poéticas algunas frases, y muy cierta tu opinión. Lo único que se te olvidó, fueron las moscas y demás insectos molestos, jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elda.. gracias por comentar, por suerte en la balnza siempre pesan mas las cosas buenas...
      Las moscas a estas alturas con el fresquito no son problema, y las abejas como buscan la dulzor y la miel de las flores, a mi no hacen mucho caso, seguramente es que no soy demasiado dulce, al menos para ellas...

      Eliminar
  4. Me quedo con tu reflexión final, Nada es perfecto, pero lo imperfecto... hace apreciar mas lo perfecto. Muy bonito relato, y bueno las vacaciones se terminan pero los pensamientos positivos no. Suerte y lindo fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracia Jova... Cierto aveces aprecias mas las cosas buenas, cuando te faltan o cuando puedes librarte de las negativas... Un saludo....

      Eliminar
  5. Atraída por el aroma del Neret, vuelvo a pasarme por aquí y, al leer comentarios y tus respuestas, una sonrisa traviesa se me escapa cuando leo:

    "...seguramente es que no soy demasiado dulce, al menos para ellas..."

    ¿"Ellas" son las abejas? Espero que sí. ¡Mira que te gusta dejar las frases en suspense como un columpio donde jugar!

    Un abrazo.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Fanny... Me ha gustado mucho el ejemplo del columpio, pero ya sabes que los columpios, van y vienen, suben y bajan, pero necesitan que alguien los empuje, por si solos no se mueven....
      Tu eres muy lista, y cada día me conoces mas, la cual cosa no se si tendría que preocuparme..o no.
      Un abrazo, gracias por tu opinión....

      Eliminar
  6. me ha gustado sentarme al lado tuyo , al lado de ese sillón y escucharte lo que te gusta y no te gusta. me ha gustado el regalo de la flor del Neret y su colorido. Gracias por compartirlo. un abrazo en ese paisaje maravilloso.

    ResponderEliminar
  7. Susana, gracias por compartir conmigo lo que me gusta, lo que no me gusta mejor que lo olvidemos, me he olvidado una cosa que me gusta y es compartir con vosotros los comentarios... Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Lo siento… lo siento… sin palabras me he quedado, leyendo esta entrada tan completa de esas cosas que ya no gustan y de aquello que es admirable todos los días de vuestras vidas. De lo que siento lo mismo por la vida.
    Lagrimas he derramado esta tarde, tu opinión me ha entrado y me a tocado el corazón, por lo mucho de él adoraba el aire libre, la montaña, las gaviotas, el olor a pinos… en fin me quedo aquí…. Muy bonito, gracias por esta agradable lectura.

    Saludos

    ResponderEliminar

Este es un Blog de opinión, con ironía pero con respeto, por lo que es muy importante vuestros comentarios como las respuestas a los mismos, puesto que forman parte de la esencia de la entrada.
Gracias por ello.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...